Bia Bittencourt / Gracias por hacer un uso adecuado de los espacios

La portada de un libro es su carta de presentación. Es el primer contacto del lector antes de embarcarse en la lectura de sus páginas. Es, en pocas palabras, una primera impresión. A través de ella, se lanzan una serie de mensajes que, de solo un vistazo, son capaces de informar del contenido o pretensiones del libro en cuestión. Y es que en la configuración de las formas, colores e imágenes que aparecen en las portadas de libros no hay nada de fortuito. 


Gracias por hacer un uso adecuado de los espacios propone una reflexión sobre el diseño editorial y el simbolismo presente en la composición de portadas de libros que pueden ser encontrados en cualquier librería o biblioteca pública. A través de la serie de serigrafías que conforman la exposición, Bia Bittencourt recopila una selección de cubiertas cuyo contenido ha sido simplificado a sus formas más básicas, eliminando cualquier texto o imagen posibles.


Automáticamente, Bittencourt está proponiendo un juego de adivinanzas en el que desafía al espectador a averiguar qué editorial o género literario se esconden detrás de esas portadas; juego que, para sorpresa de éste último, resulta sencillo en la mayoría de los casos. Esto se debe al uso reiterado de ciertos elementos por parte de las casas editoriales, lo que ha terminado por crear un lenguaje visual que todos podemos reconocer fácilmente sin la mediación de texto. 


Son numerosas las editoriales cuyas colecciones ya forman parte del imaginario colectivo de los lectores gracias al característico aspecto exterior de sus libros. Buen ejemplo de ello pueden ser sellos como Cátedra, cuyas sobrias cubiertas desde hace años pintan de negro las estanterías de muchos, pero también Anagrama, Austral o Alianza, entre otros. Incluso, yendo más allá, existe todo un catálogo de elementos gráficos que buscan la configuración visual de géneros, categorías o ejemplares concretos, de modo que el lector pueda fácilmente identificarlos. No son iguales los libros de cocina que los de literatura juvenil, ni los libros de autoayuda que los de narrativa, pero sí son muy parecidos entre los de su misma especie. 


En definitiva, Gracias por hacer un uso adecuado de los espacios es el resultado de un ejercicio de síntesis formal al que la artista Bia Bittencourt ha sometido a las cubiertas de trece libros de bolsillo muy comunes, algunos aquí en España y otros en Brasil. 


Ora Labora Studio


Espacio expositivo. Ora Labora Studio. Salamanca.

Espacio expositivo. Ora Labora Studio. Salamanca. Bia Bittencourt.

Catálogo exposición. Bia Bittencourt. Ora Labora Studio.

Catálogo exposición. Diseñado por Ora Labora Studio.

Serigrafía. Bia Bitencourt. Ora Labora Studio. Estudio de serigrafía manual y diseño.

Serigrafía. Bia Bitencourt. Ora Labora Studio.

Serigrafía. Bia Bitencourt. Ora Labora Studio.

Serigrafía. Bia Bitencourt. Ora Labora Studio.

Serigrafía. Bia Bitencourt. Ora Labora Studio.

Serigrafía. Bia Bitencourt. Ora Labora Studio.

Puedes encontrar las obras de Bia Bittencourt en nuestra tienda.

Relacionado

Pablo Herrero / El Cuchitril

Hemos estampado una nueva edición de camisetas en varios colores para El Cuchitril con este diseño creado por el artista Pablo Herrero, titulado Laberinto.

VIII Encuentro de Editores Inclasificables

Un año más, hemos tenido la suerte de participar dentro del programa de actividades del Encuentro de Editores Inclasificables de Salamanca. Esta vez hemos organizado una exposición colectiva compuesta por una selección de fanzines y libros de artista, donde también hemos presentado nuestra nueva publicación Yo edito, tú editas.

Mabel Esteban / La mesa llena

Una de las pocas cosas buenas que dejó la pandemia fue esta pedazo de colaboración con la siempre increíble Mabel Esteban. La mesa llena ha sido todo un reto de serigrafía a cinco tintas sobre papel Bristol de 600 g. donde se captura a la perfección este período de confinamiento que hemos vivido durante la primavera de 2020.